miércoles, 16 de abril de 2008

Historias en dos minutos

Esta actividad consiste en escribir una pequeña historia, sobre el tema que nos da la señorita, pero sólo tenemos para hacerlo, dos minutos.

El tema de hoy era:
¿Qué harías si, un día te despiertas por la mañana y descubres que has encogido y eres un niño diminuto?

Y estas fueron las respuestas:


Cuando mis padres vieron que había encogido pegaron un grito, que casi se cae la casa. Mi madre me dijo que me iba a cortar la ropa para ir al cole. De camino me encontré con un duende que me dijo:
- Te convertiré en grande.
Elena
- ¿Dónde estás? ¿Malena?
Mi madre no sabe donde estoy.
- ¡Oh, no, soy diminuta!¿¿Cómo creceré??
Malena
Un día de luna llena, dejé la ventana abierta y al amanecer había encogido. Mis padres vinieron a despertarme y no me veían. Fui a tomarme el Colacao y me caí dentro, pero me escapé escalando.
Álvaro

Un día , Agustina iba a despertarme cuando:
- ¡Aaaaaah! ¿Isa, dónde estás?
- ¡Aaaaah! ¿Qué pasa Agustina?- grité yo.
-¿Dónde estás?
-¡Aquí!
Isabel


Érase una vez un niño llamado Pepe que un día cuando lo iban a despertar, había encogido. Fue a hacer una poción, pero le faltaban algas. Las cogió de la playa.
Juanjo


Que me pondría alegre y feliz. Me daría un paseo para investigar cosas diminutas, de mi tamaño. Me haría amigo de las hormigas y de los demás.
Elías

Todo empezó cuando me iban a despertar. Me hice diminuto, me vi y grité.
-¡¡¡ Aaaaaaaaaaaaaaah!!!
Mª Pilar

Me levanté y me iba a poner las zapatillas y entonces las vi enormes. ¡Qué susto se llevó, cuando la que me cuida, se dio cuenta! Pasaron días y me puse grande.
Mar

Un día mi madre me despertó y era diminuto. Entonces me levanté y me puse la ropa de un muñeco. Para ir al cole tuve que montarme en la maleta. Pero al final, me hice grande.
Gonzalo

Me levantaría y pegaría un salto de la cama al suelo. Cuando me fuera a vestir la ropa me quedaría grande. La tostada la tendría que partir a cachitos.
Paula Urbano

Mi madre fue a despertarme y yo era diminuto. Me bajé de la cama y me caí. Me sucedieron muchas aventuras. Me fui a dormir y cuando me desperté, ya era grande.
Manolo Larios